Infografía-HughesNet2017-Español-v3

Internet Satelital: una nueva opción

Antes de finalizar este año, Colombia se convertirá en el tercer país en las Américas en contar con la más avanzada tecnología de Internet Satelital de Consumo Masivo. En Estados Unidos el servicio HughesNet -ofrecido precisamente por la firma Hugues- tiene más de un millón de suscriptores; mientras que en Brasil, adonde llegó hace apenas un año, cuenta con más de 50 mil.

Infografía-HughesNet2017-Español-v3

Su gran valor está en llevar el Internet a donde nadie ha llegado antes. Es decir, permite conectar a poblaciones que, por encontrarse en lugares en los que no ha sido posible el despliegue suficiente de infraestructura convencional como son las redes de fibra óptica, cable o móvil, hoy no tienen posibilidad alguna – o si la tienen es con grandes dificultades – de acceder a Internet fijo o móvil.

En Andicom 2017, el exitoso congreso de telecomunicaciones realizado en Cartagena hace apenas unos días y en el que hicimos el anuncio de la llegada de esta tecnología a Colombia, muchos me recordaron que en el país ya ha habido varios intentos de posicionar la tecnología satelital como medio de conectividad a Internet (en televisión sí que hay servicios muy reconocidos y bien reputados), pero ninguno ha prosperado lo suficiente. ¿Por qué creo que ahora va a ser diferente?

Hasta ahora, el servicio de Internet Satelital disponible en el mercado colombiano ha estado dirigido principalmente a empresas de sectores que como el minero o el petrolero tienen que hacer su trabajo en zonas apartadas y necesitan la conectividad para poder operar eficientemente. Son planes de mediana velocidad (10 Mbps en promedio) pero con precios que pueden alcanzar los 10 mil dólares/año (unos 30 millones de pesos) por la sofisticada tecnología que hay que implementar y el reducido mercado al que se apunta.

En Estados Unidos los planes comerciales de Internet Satelital de Consumo Masivo de HugueNet – así se llama este nuevo servicio – empiezan en 60 dólares mensuales (unos 180 mil pesos) y van aumentando de acuerdo con las velocidades o capacidades contratadas.

Aparte de navegación a alta velocidad, son planes que incluyen soporte técnico las 24 horas, arriendo incluido de equipos, posibilidad de crear redes wi-fi, acompañamiento a través de centros de atención al cliente y conexiones estables y seguras. Este tipo de servicios nunca se había incluido hasta ahora en las ofertas de Internet Satelital.

La razón para que por primera vez se estén integrando servicios adicionales (como los centros de atención y soporte 24 horas) a la oferta de conectividad satelital, y que finalmente esta tecnología esté alcanzando una mayor penetración en el mercado, está en la evolución y desarrollo que han tenido las comunicaciones satelitales en los últimos cinco años con la llegada de los satélites HTS (High-throughput satellite), y equipos en tierra con costos de consumidor en vez de costos de cliente empresarial.

Entre las limitantes que la tecnología satelital solía arrastrar estaban las relacionadas con las altas inversiones. Los nuevos satélites, en cambio, duran más tiempo en órbita, son más livianos, y lo más importante de todo, cuentan con mucha más capacidad de transporte, lo cual permite atender más usuarios, con mayores velocidades y capacidades.

Un ejemplo es el satélite EchoStar XIX, lanzado al espacio en diciembre de 2016, que ostenta actualmente la distinción de ser el de mayor capacidad de transporte del mundo: más de 200 Gbps operando en Banda Ka. La tecnología en tierra opera bajo el estándar DVB-S2X y cientos de portadoras de 250 MHz moduladas digitalmente a más de 1 Gbps, lo cual permite dar cobertura de alta potencia y desempeño en América del Norte y varios países de Latinoamérica, entre ellos Colombia.

Pero quizá donde más avances se han producido en la materia es en la fabricación de los satélites. Con compañías como Space Systems Loral, Boeing, Airbus, Thales Alenia Space,  involucradas en el proceso, las nuevas tecnologías han permitido desarrollar satélites mejorados en cuanto a la potencia y la frecuencia en la que logran trabajar.

Hasta hace unos años, se hablaba solamente de Banda C operando en 5-6 GHz, luego se introdujeron los satélites operando en la Banda Ku de 12-14 GHz y ahora los satélites con Banda Ka operan en la banda de 20-30 GHz. Las frecuencias más altas permiten aumentar la capacidad de tráfico cursado en más de 50 veces, si lo comparamos con los satélites anteriores (4 Gbps en un satélite tradicional vs 200 Gbps en el Echostar XIX).

Todo esto se logra al utilizar técnicas avanzadas de modulación y corrección de errores, que evitan los fenómenos de atenuación conocidos como Rain Fade, y se consiguen así velocidades que superan fácilmente los 100 Mbps por terminal. Lo anterior, aunado con la disponibilidad de módems satelitales de última generación, que incorporan a su vez técnicas poderosas de aceleración y hacen más eficiente la gestión del tráfico de Internet.

Así es que esperamos que el Internet Satelital de Consumo Masivo conecte a 120.000 hogares (aproximadamente 480.000 colombianos), a empresas, hospitales y escuelas que hoy no tienen posibilidad alguna – o con muy escasas posibilidades y con grandes dificultades – de acceder a Internet fijo o móvil por encontrarse en zonas rurales donde no se cuenta con la infraestructura.

Es el Internet Satelital de Consumo Masivo HuguesNet: un Internet Satelital totalmente diferente y que reúne todas las condiciones para ser una verdadera solución de conectividad en la Colombia rural y, hasta ahora, desconectada.

Leave a Reply