jj

Hacer un presupuesto ayuda a tomar el control de las finanzas personales

Nos encontramos a mitad de año y es hora de hacer balance de las finanzas personales, conocer si estamos cumpliendo el plan de ahorro que definimos a principio de año, o si debemos ajustarlo.

El primer semestre trimestre de 2017 no fue muy bueno para la economía colombiana, ya que solo obtuvo un incremento del 1,1% del PIB, mientras que en el mismo periodo el año anterior creció un 2,7%, según datos del DANE. Esto se vio reflejado en el Índice de Confianza del Consumidor que, según Fedesarrollo, registró un decrecimiento del 2,8%.

“Este resultado se debió a diversas causas como por ejemplo el aumento del IVA, pasando de un 16% a un 19% por la reforma tributaria, el alza del dólar, las altas tasas de interés, aunado a alto desempleo, entre otras. Eso hizo que las familias vieran afectadas sus finanzas y que disminuyera la confianza de los colombianos, porque les fue más difícil mantener el consumo o destinar plata para actividades de ocio”, afirma Fabio Chavarro, Gerente Corporativo del Grupo Juriscoop.

Con el inicio ya del segundo semestre del año, la economía debería empezar su recuperación. Factores como la disminución de las tasas del Banco de la República, entre otros, debería conseguir que se reactive la economía y que los colombianos recuperen la confianza en el mercado nacional.

¿Cómo afrontar los retos de la economía nacional, en el plano familiar y personal? “Estamos en época de vuelta de vacaciones, los niños regresan a las aulas, la rutina empieza de nuevo y esto trae consigo la tarea de organizar otra vez nuestros gastos cotidianos (cuotas de créditos, servicios, alimentación, transporte, mensualidad del colegio, onces, renovar materiales, actividades extra, etc.), sin olvidar los planes de ahorro y de inversión que deber ser igualmente prioritarios”, apunta Fabio Chavarro.

Es aquí donde surge la figura del presupuesto, que es una herramienta práctica que le sirve no solo a las empresas, sino también a las personas y familias para tomar el control de las finanzas, hacer planes de ahorro e inversión, ordenar los gastos y hacer rendir el dinero. El gerente corporativo del Grupo Juriscoop, Fabio Chavarro, explica la mejor manera de hacer uno:

1-Saber con certeza cuánto dinero está ingresando al hogar: Tener claro cuánto dinero se gana resulta importante para definir la cantidad de ahorros (al menos el 10% de los ingresos), gastos que se pueden asumir, y así, tener la tranquilidad de no estar viviendo por encima de sus posibilidades.

2-Conocer a dónde y en qué se van los ingresos: Es común que a las personas se les acabe el dinero rápidamente sin darse cuenta. Para evitar esta situación, es clave llevar un control de gastos, que permita identificar cuáles son necesarios y cuáles no, y que garantice patrones de consumo responsables y sostenibles. Lo mejor es priorizar ahorros y gastos, definir nivel de endeudamiento óptimo, fijar metas y desarrollar habilidades para reaccionar frente a situaciones de crisis.

3-Establecer plan de ahorros e inversión para alcanzar metas: Se puede identificar cuánto se puede ahorrar periódicamente y de esta manera, cada persona o familia puede fijar planes de ahorros concretos y alcanzables que permitan alcanzar objetivos en el corto y largo plazo, como estudiar o comprar casa, pero también hacer inversiones que generen más ingresos.

4- Saber hacia dónde no va su dinero: No solo es importante saber hacia dónde va el dinero sino también hacia donde no va. El dinero puede ir a un fondo de inversión, a una cuenta de ahorros, puede ir a ampliar un negocio o ayudar a estudiar una carrera o un oficio. Si no hay objetivos claros, se dará cuenta que está ahorrando muy poco o quizás nada.

5- Tener tranquilidad financiera: Vivir sin estrés no tiene precio, suficiente con el estrés que pueden ocasionar algunos conflictos personales y el trabajo cotidiano para tener estrés por motivos financieros. El tener un presupuesto lo libera de una causa de estrés adicional.

“Lo más importante es conocer perfectamente cuánto es nuestro ingreso familiar y cuanto es el total de gastos y así saber el dinero restante. Hay que evitar hacer un uso sin control de las tarjetas de crédito, pero en el caso de utilizarlas debemos estar muy atentos a los intereses generados, ya que habrá que sumarlos en nuestros gastos en los meses posteriores” finaliza Fabio Chavarro.